29.8.07

Humor Gráfico

El humor gráfico en prensa diaria es un trabajo difícil. Una tarea admirable. Idear y dibujar con gracia una viñeta todos los días sobre algún asunto de actualidad requiere una mente fresca y aguda y una mirada crítica y abstraída. Son muchas y difíciles de reunir en una sola persona las cualidades que se deben dar cita en la configuración de un gran humorista gráfico. En muchos casos es necesario la unión de dos personas para esta labor.
Al mismo tiempo, en mi opinión, creo que es un oficio que conlleva una gran responsabilidad, en varios sentidos. EL humorista gráfico, en ocasiones, es el encargado de quitar presión a situaciones de crispación. También es un medidor del pulso político, social, etc... Son muchos lectores los que empiezan el día desde las páginas en las que se colocan las viñetas de humor gráfico y se crean vínculos de complicidad entre autores y lectores.
Mantener todo esto de forma diaria no es nada fácil, pero el oficio debe enseñar a los humoristas gráficos los errores básicos en los que no se debe caer nunca.

Hoy, 29 de agosto de 2007, el Norte de Castilla, al igual que toda la prensa nacional, se hace eco de la reciente desaparición del escritor Paco Umbral. (Nota para posibles lectores desinformados: este hecho coincide en el tiempo con la muerte de la actriz Emma Penella y del futbolista del Sevilla Antonio Puerta)

He querido recoger en esta entrada las tres viñetas más importantes que se publican hoy en este periódico.
Encuentro en las dos primeras viñetas uno de esos errores básicos en los que no se debe caer, quedando, además, en flagrante relieve al encontrarse una con la otra. Es como cuando una mujer asiste a una fiesta con un vestido exactamente igual al de otra asistente y se quedan mirando con asombro la una a la otra.

Si yo fuera uno de estos dos dibujantes estaría lamentando el no haberme tomado más en serio mi trabajo y no haberme esforzado por lograr dar una vuelta de tuerca más a una idea demasiado evidente. Como sí ha logrado hacer el tercer dibujante...
No sé que pensáis, esto es sólo mi opinión.





2 comentarios:

julianolapostata dijo...

Si se me permite decirlo, siempre me resultó físicamente imposible terminar una de las columnas de este tipo, me vencían las náuseas. No sólo por su posturismo y onanismo agudo, sino por su mera forma de escribir... como de uno que se sabe muy importante y no se esfuerza por tener piedad de los quele lean, sino que má bien se ríe cínicamente de ellos. Lo más triste cuando alguien así se convierte en un clásico en vida es que hay que soportar sus pedanterías y arranques de prepotencia, lameronerías y salidas de tono sin protestar; él tiene coartada para todo, incluso puede justificar alguna cagada ilustre diciendo que no la escrito él, sino uno de sus "negros", y quedarse tan a gusto.
La gente, que no es tonta, aunque sí algo masoquista, se dice "Es que como no sé, no puedo captar por qué este tío es tan genial, pero seguro que lo es", y pasa de leer sus incontables bodrios. Por eso a la hora de hacer chistes todo el mundo recurre a la misma anécdota: porque no se le ocurre otra cosa que contar sobre un personaje tan "popular" o porque tiene que llenar el espacio que le han encargado sin meterse en berenjenales. Es decir, ilustradores, a veces la falta de imaginacion es una excusa muy imaginativa.

alejantoraz dijo...

hahaha, joder, Julio, la última reflexión me satisface muchísimo!! Gracias por tu comentario.

Free counter and web stats